02/11/2018 - 14:06

 

El otoño,  la estación más melancólica del año, donde poco apoco nos encontramos con el cambio de un nuevo ciclo. Un nuevo ciclo en la vida de los arboles que  forman los bosques con una paleta de colores en tonos ocres y rojizos, pero también a nosotros nos indican el final de este año.

El otoño es identificado con periodos de cambio, tanto a nivel de naturaleza como a nivel personal en muchas de las personas.

Por eso mismo, para todas que las personas, que lo identifiquen con  cambios en su vida, y para las que no, os queremos dejar unos bosques donde salir a pasear, disfrutar de sus colores, y que por su puesto nos transmitirán paz, y armonía para afrontar los cambios que están por llegar ante el nuevo año.

  • El Bosque de Gamueta, situado en el valle de Ansó, nos encontramos con un rincón casi virgen donde abetos y hayas se unen para deleitarnos ante la atenta mirada del visitante un bosque, donde encontraremos una gran parte del conjunto de arboles monumentales de Aragón.  
  • El Cañón de Añisclo: Una ruta sencilla, pero bonita alrededor de de la zona de la Ermita de San Urbez, donde no te dejara de sorprender el colorido que las hayas desprenden en estas fechas.
  • Selva de Conques, en el Valle de Benasque un recorrido compuesto por avellanos, robles, fresnos, abedules y acebos, sin duda un recorrido de lo más bonito para disfrutar de una mañana en familia.
  • Rincón del Soto Falso, en La Alfranca, nos quedamos muy cerquita de Zaragoza, desde la finca de La Alfranca nos acercamos por un itinerario señalizado hasta el Soto del Rincón Falso, una verde selva vegetal en medio de árida depresión del valle del Ebro. Grandes chopos y álamos nos esperan a su llegada.
  • Hayedo de Peñarroya, en la cara norte del Moncayo nos espera este hayedo  acompañado de robles, melojos, abedules y pinos. El hayedo de Peñarroya  se puede recorrer en un circuito circular de 8 km. Toda una riqueza de matices, colores y olores para el paseante.
  • El parrizal de Beceite, en pleno corazón del Matarraña nos encontramos con esta garganta profunda donde aguas cristalinas, y rocas erosionadas por el paso de los años en contraste con los arces que forman parte de su vegetación, por lo que el contraste de colores nos  iluminara nuestro recorrido.

Podríamos llenar esta lista con rincones bonitos donde disfrutar en Aragón, del los colores del otoño, pero entonces no tendríamos suficiente espacio. Por eso os hemos puesto algunos de los más característicos de cada una de las provincias.

Además, si vienes por alguno de estos siempre tendrás cerca un socio de TDAragon dispuesto a ofrecer sus servicios, bien sea para acompañaros en las rutas de senderismo, como para realizar cualquiera de otras actividades que se pueden realizar como: paseos a caballo, paseos en 4x4, rutas en bici, realizar alguna ferrata para ver el otoño desde el aire…

Así, que no te lo pienses más y ven a cargar tus pulmones de aire otoñal y a disfrutar de un fin de semana  recorriendo algún punto de Aragón.